Salud

Depresión de los Ancianos

21/04/2015

SÍNTOMAS DE LA DEPRESIÓN EN LOS ANCIANOS

Muchos de los síntomas usuales de la depresión pueden estar presentes en los ancianos. Ver: depresión mayor para más detalles.

La depresión en los ancianos puede ser difícil de detectar.

Los síntomas como fatiga, inapetencia y problemas para dormir también pueden ser parte del proceso de envejecimiento o de un padecimiento físico.

Como resultado, la depresión temprana puede ser ignorada o confundida con otras afecciones que son comunes en los ancianos.

Las claves para la depresión en los ancianos pueden abarcar:

Estar más confundido u olvidadizo

Comer menos. La nevera puede estar vacía o contener comida descompuesta.

No bañarse o afeitarse con la frecuencia de antes. Los visitantes pueden notar olores de orina o materia fecal. La ropa puede estar sucia y arrugada.

No arreglar la casa

Suspender los medicamentos o no tomarlos de la manera correcta

Aislarse de los demás. No hablar mucho y no responder el teléfono ni retornar las llamadas telefónicas

 

CAUSAS DE LA DEPRESIÓN EN LOS ANCIANOS

Ver: depresión mayor para más información acerca de las causas de esta enfermedad.

En los ancianos, muchos cambios en la vida pueden incrementar el riesgo de depresión o llevar a que la depresión existente empeore.

Algunos de estos cambios son:

Adaptarse a la mudanza del hogar a un apartamento o a un centro de la tercera edad

Dolor crónico

Sentimientos de aislamiento o soledad a medida que los niños se van y su cónyuge y amigos cercanos mueren

Pérdida de la independencia (problemas para movilizarse, cuidar de sí mismo o conducir)

Enfermedades múltiples

Luchas con la pérdida de memoria y problemas para pensar con claridad

Los ancianos a menudo usan el alcohol para autotratarse la depresión, pero esto puede empeorar los síntomas.

La depresión también puede ser signo de un problema médico. Puede ser una reacción a una enfermedad o ser causada por el padecimiento físico.

Los padecimientos físicos que incrementan el riesgo de depresión abarcan: trastornos tiroideos, mal de Parkinson, cardiopatía, cáncer y accidente cerebrovascular.

Los síntomas de depresión pueden ocurrir como parte de la demencia (mal de Alzheimer).

Los síntomas de depresión también son un efecto secundario de muchos fármacos comúnmente recetados para los ancianos.

Muchas personas mayores no admiten que se sienten deprimidas por miedo a ser juzgadas como débiles o locas.

Algunas de estas personas no informarán sobre su depresión porque creen que sentirse triste es “normal” o que nada se puede hacer al respecto.

 

EXÁMENES Y PRUEBAS DE LA DEPRESIÓN EN LOS ANCIANOS

Una discusión sobre sus síntomas, un examen físico y análisis de sangre y orina ayudarán a determinar si un padecimiento físico está causando la depresión.

Algunas veces, el médico general lo remitirá a un experto en depresión, como un psiquiatra, para que ayude con el diagnóstico y el tratamiento.

Esto puede ser especialmente útil para establecer la diferencia entre depresión y aflicción normal, que ocurre muy a menudo en este grupo de edad.

 

EL TRATAMIENTO DE LA DEPRESIÓN EN LOS ANCIANOS

Ver: depresión mayor para más información acerca de los medicamentos y otras terapias usadas para tratar esta enfermedad.

El primer paso es abordar cualquier padecimiento físico y suspender cualquier medicamento que pueda estar empeorando los síntomas.

Si estas medidas no alivian la depresión, los antidepresivos y hablar de los problemas (psicoterapia) con un psicólogo, un psiquiatra u otro terapeuta normalmente sirven.

La terapia con antidepresivos se debe monitorear cuidadosamente por sus efectos secundarios, los cuales pueden ser más frecuentes en los ancianos.

Los médicos generalmente prescriben dosis más bajas de antidepresivos para las personas mayores e incrementan la dosis en forma más lenta que en los adultos más jóvenes.

Para manejar mejor la depresión en el hogar, los ancianos deben:

Hacer ejercicio regularmente, buscar actividades agradables y mantener buenos hábitos de sueño.

Aprender a vigilar los signos tempranos de depresión y saber cómo reaccionar si empeoran.

Minimizar el consumo de alcohol y evitar las drogas ilícitas. Estas sustancias pueden hacer que la depresión empeore con el tiempo y también pueden alterar el juicio respecto al suicidio.

Rodearse de personas que sean cariñosas y positivas.

Hablar de sus sentimientos con alguien en quien confíe.

Tomar los medicamentos correctamente y aprender la forma de manejar los efectos secundarios.

 

EXPECTATIVAS (PRONÓSTICO)

La depresión generalmente responde al tratamiento. Si no se detecta, la depresión puede llevar a complicaciones. El pronóstico generalmente es bueno para aquellas personas que tengan acceso a servicios sociales, familiares y amigos que puedan ayudarlos a mantenerse activos y ocupados.

 

COMPLICACIONES

La complicación más preocupante de la depresión es el suicidio. La depresión y la edad avanzada son factores de riesgo para esto.

Los hombres representan la mayoría de los suicidios entre los ancianos: los divorciados o viudos son quienes están en mayor riesgo.

Las familias deben prestarle atención especial a los familiares de edad avanzada que vivan solos.

Otras complicaciones abarcan la disminución del desempeño en el trabajo y en las relaciones sociales.

 

SITUACIONES QUE REQUIEREN UN ESPECIALISTA MÉDICO

Consulte con el médico si siente tristeza, minusvalía o desesperanza persistentes o si llora con frecuencia.

Asimismo, consulte si está teniendo dificultad para enfrentar situaciones estresantes en la vida y desea una remisión a donde le puedan ofrecer psicoterapia.

Acuda a la sala de urgencias más cercana o llame al número local de emergencias (como el 112 en España) si está pensando en cometer suicidio (atentar contra su propia vida).

Si usted está cuidando de un familiar en edad avanzada y piensa que dicha persona podría tener depresión, póngase en contacto con el médico.

 

PREVENCIÓN DE LA DEPRESIÓN EN LOS ANCIANOS

El hecho de permanecer física, mental y socialmente activo puede ayudarle a reducir el riesgo de depresión en una edad avanzada.

Depresión de los Ancianos